Columna de Opinión ¿Colombia: Semana Santa o en modo Papa?

Con la visita de Francisco, el Papa de la gente, nuestro país mayoritariamente católico está en alborozo, de fiesta, en alegría, recogimiento y fraternidad.

Francisco ha generado reflexión sobre lo que nos pasa como sociedad. Ha “jalado orejas”, beatificó a dos prelados, ha señalado la necesidad de tomar el camino del Perdón, escuchó a víctimas y victimarios del conflicto, dio mensaje a jóvenes, a personas con discapacidad, se reunió con los obispos y sacerdotes, recomendó la necesidad de la reconciliación, en fin…

En su maratónica agenda que cumplió de manera admirable pese a su edad, tal vez proveído providencialmente de una fuerza especial del espíritu santo para poder llegar con su mensaje pastoral y evangelizador a más de 3 millones de personas que acudieron a los actos litúrgicos en Bogotá, Villavicencio, Medellín y así mismo en Cartagena y que gracias a los medios de comunicación pudo llegar a todos los hogares de Colombia, la atención del país se ha centrado en sus recorridos y sus mensajes llenos de gran significado y valor en nombre de la Iglesia.

Uno de los discursos más largos y profundos del sumo pontífice realizado en Medellín a la comunidad de religiosos y religiosas de toda Colombia, en dónde destacó la renovación de la iglesia, la formación de “mejores discípulos” y la exaltación de conceptos como “volver a lo esencial, renovarse e involucrarse”, llama mucho la atención por cuanto hace énfasis en tener “una viva experiencia de Dios y de su amor” en el proceso de discipulado.

Y aunque muchos sacerdotes así lo practican, lo anterior no puede desactivar el reclamo de justicia por los curas pederastas o los que se han extralimitado de los códigos de recto proceder en moral y ética como conductores espirituales y que a toda costa es censurable y repudiable. No obstante tampoco podemos opacar por el comportamiento de (algunos servidores públicos en el caso del Estado) la tarea de la Iglesia y el periplo de Francisco por nuestra lastimada pero amada Patria.

Quiera Dios que la visita del Papa no haya sido para algunos una segunda semana santa para festejar, sino por el contrario que termine con normalidad dejando la semilla de la unión de los ciudadanos en el propósito de ser solidarios, de convivir en la diferencia pero con tolerancia y que avancemos en el disenso a construir una mejor ciudadanía sobre preceptos, equidad, justicia sin impunidad de valores, de respeto, de convivencia, y sobre todo de PAZ.

¡Dios proteja a COLOMBIA!

Jorge Hernando Pedraza—Senador de la República

Prensa  Carolina Garzón Cel: 3118164522

email: senador@jorgehernandopedraza.com