Columna de Opinión ¡Amanecerá y veremos con el medio ambiente!

Y a propósito el tema ambiental, que es cada vez, más inminente y urgente para la humanidad, debe existir un grado superior de conciencia frente al ya trillado pero abandonado asunto cuando se trata por ejemplo de calentamiento global o de contaminación por efecto de agro insumos o por los efectos de (en Colombia) la Minería ilegal, o de combustibles fósiles, o del uso del asbesto, o hasta el uso del cigarrillo, de, en fin, tantos elementos que generan sobre el planeta un efecto destructor.
¿Acaso el Iceberg que se desprendió la semana pasada de cerca de 6000 kms2 no es la consecuencia del abuso por parte de los seres humanos del planeta que el creador nos dio?
Tal vez normas constitucionales como las nuestras (y con una Constitución Nacional que cuenta con cerca de 30 artículos cuya referencia es ambiental), leyes, un ministerio, institutos del Gobierno, entidades como las CAR´s (a las que de urgencia hay que entrar al quirófano), academia, etc… ¿no son suficientes para que tengamos el país más reconocido a nivel internacional por tener la estrategia salvadora del planeta?
Lo que sucede y lo repito es que no hay conciencia ambiental, incurrimos solo en el discurso y poca realización de protección a nuestros recursos naturales; ¿será que al penalizar más severamente, realizar castigos pecuniarios más altos, generar más estrategias de educación, cultura, respeto y conservación ambiental, lograremos concientizar al hombre de actuar de manera inmediata y urgente ante esta situación?
Todos los gobiernos proponen en sus plataformas para conquistar electorado muy atractivas políticas medioambientales, pero se queda como tantas cosas en este país, ¡en letra muerta!
Se necesita una política verde para Colombia, no de partido, sino ambiental. En este aspecto el partido Conservador ha sido abanderado y tiene ahora el reto de proponer salidas a estos graves problemas que hoy han generado una complejidad y desbarajuste. Amanecerá y veremos.