Columna de Opinión “La Sociedad está enferma”

Así lo dije en un foro, no tan reciente (aún no se destapaban los escándalos) que hoy inundan los medios de comunicación (unos con exagerada presentación otros muy objetivos y reales). En aquel escenario luego de debatir, analizar y reflexionar sobre este flagelo de la corrupción, llegué a esa conclusión.

Hoy cuando hay pérdida de confianza de la ciudadanía hacia su dirigencia política, resistencia a políticas de gobierno y censura al aparato judicial pareciera que no hay escapatoria, que la gente quiere presentar su “cuenta de cobro” pues  la falta de credibilidad en las instituciones a eso ha llevado.

La primer “cuenta” y la más directa será  expresada en las urnas en marzo del año entrante  para rechazar a la clase dirigente en las elecciones,  por los escándalos, por la reforma a los tributos, por la pérdida de dimensión y jerarquía del poder legislativo, etc. Será entonces en marzo y “por ventanilla” ajustada esa cuenta, la segunda en mayo 2018 pues la gente quiere “castigar”… ¿Ojo a quién o qué?

¡Ojalá el remedio no resulte peor que la enfermedad!

Quiera Dios que la gente actúe en democracia, con serenidad, sensatez y conciencia, de lo contrario, decisiones al calor y envueltas en pasión colectiva pueden llevarnos a un salto al vacío. En poco, para recuperar prestigio de la institucionalidad, legitimidad y gobernabilidad, es posible que parte del pueblo termine inclinándose por hacer una constituyente para aplicarla como el “remedio” de todos estos males.

Podremos hacer uno o dos experimentos de estos (no a la manera Venezolana, que el creador nos libre) pero si no cambiamos la actitud de respetar a la sociedad y al Estado, de poco o nada puede servir.

Quizás educar y hacer cultura de buenos ciudadanos es lo que está fallando.

Mientras tanto estamos aun buscando un Estado que proporcione Salud, Educación, Servicios Públicos, en fin, cuando en otras latitudes del planeta ya hay un umbral muy superior del Estado para con la sociedad.

¿Cómo entender que mientras nosotros aún buscamos llevar energía a un hogar campesino o agua potable, en otros países la propuesta de política pública más importante es buscar LA FELICIDAD de la sociedad?

Aún estamos lejos… Tal vez, como decía el poeta Porfirio Barba Jacob, solo esperar “levar anclas” para jamás volver. O en que ya “nada nos pueda detener”

Preocupante el escenario.